En el caso de los cilindros doble efecto, este se utiliza en las empresas de neumática para generar un trabajo útil en ambos sentidos, es decir, el equipo está capacitado con una fuerza activa tanto para avanzar como para retroceder.

Este dispositivo está armado en forma de cilindros de émbolo y contienen dos tomas de aire comprimido, cada una posicionada en una de las tapas del cilindro. La carrera de los cilindros doble efecto tiende a ser más extensa que la del simple efecto, trabajando en 200mm.

El aire comprimido entra por la toma ubicada en la parte posterior (1), movilizando el émbolo y haciendo salir el vástago. En el momento del retorno en el que el vástago regresa al inicio, se inserta aire en la toma situada en la tapa delantera (2). De esta manera la presión ejecuta en la cara del émbolo a la que está unida el vástago, provocando que la presión de trabajo sea mínima debido a que la superficie de empleo es más pequeña.