fbpx

Las electroválvulas son equipos que responden al comando recibido por pulsos eléctricos, gracias a la corriente que circula por medio del solenoide que abre o cierra la válvula, regulando el paso de los fluidos. Al movilizarse la corriente por el solenoide, provoca un campo magnético que atrae el núcleo móvil y al terminar éste efecto, vuelve a su posición inicial, en su mayoría, por efectos de un resorte.

Éstos dispositivos tienen mejor control mediante un software, ideal para la automatización industrial, utilizadas también en variedad de sistemas y rubros industriales controlan fluidos como el agua, aceite, aire, vapor, entre otros. Las electroválvulas suelen ser aplicadas en zonas de acceso limitado, gracias a que pueden ser accionadas con electricidad, igualmente se usan en vacíos o hasta en altas presiones o temperatura.

Éstas herramientas se aplican a surtidores automáticos de combustibles, irrigación de parques, fuentes de agua danzantes, dosificadores de líquidos o gases, regulación de niveles de líquidos, etc.

Tipos de electroválvulas y sus funciones

Las electroválvulas de agua están estructuradas en dos piezas que son el solenoide y la válvula, en algunos modelos, el primero transforma la energía eléctrica en mecánica que hace posible la acción de la válvula, mientras que otros modelos cuentan con dos solenoides para realizar el proceso de apertura y cierre. Partiendo del proceso de éstos diferentes dispositivos, se puede distinguir diferentes tipos de electroválvulas, por ejemplo:

Directas

Se utilizan en instalaciones cotidianas como lavadoras, lavaplatos y sistemas de riego, requieren de un solenoide que las conserve abiertas o cerradas, en conjunto con la fuerza de un muelle.

Asistidas

En el caso de agua asistida, la válvula solenoide no está no ésta controlada directamente con el solenoide, si no que emplea su influencia sobre una válvula piloto secundaria.