La automatización de los procesos industriales se ha transformado en el pilar de éste importante sector. ¿Por qué motivo? Porque el uso de estos sistemas se han vuelto clave para optimizar los recursos y obtener un resultado del producto con mejor calidad de fabricación.

Cuando se habla de la automatización industrial, se refiere a las aplicaciones de diversas tecnologías que permiten controlar y supervisar el proceso operativo de una maquinaria o dispositivo que por lo general realiza tareas consecutivas, haciendo que funcione de manera automática y reduciendo la intervención manual.

El principal propósito de la automatización industrial es fabricar la mayor cantidad de productos en un tiempo reducido, disminuyendo costos y garantizando calidad al consumidor final.

¿Cómo funciona la automatización?

Anteriormente se menciona que ésta es la unión de diferentes tecnologías, pero, ¿Qué tipo de tecnologías? Entre las conocidas, se tiene la instrumentación que permite medir la materia en sus diferentes estados: sólidos, gases y líquidos (volumen, presión y peso).

Por otra parte se tienen también los motores, la energía neumática, servos y otros sistemas que logran movilizar o desplazar un producto u objeto. La prioridad de una automatización es hacer que los procesos se repitan continuamente de manera correcta.

Características de la automatización industrial

Teóricamente no es complejo entender de que se trata éste proceso, sin embargo, es necesario conocer algunas características que te permitirán entender más a fondo:

  • Optimiza la calidad del producto final mediante un trabajo constante y repetitivo
  • Disminuye los esfuerzos y tiempo de producción
  • Mejora la producción y reduce los costos industriales
  • Los daños en las piezas son menos y proporciona mayor seguridad al personal que labora en el área
  • Reparar las maquinas requiere de menos inversión
  • Permite ahorrar, lo que indica mayor eficiencia en la producción de la organización